Pendientes étnicos de latón

pendientes de laton

Pendientes étnicos de latón para el lóbulo de la oreja, modelo hexagonal y mandala con flor de loto.

El Latón nace cerca del año 1400 a.C. como una aleación entre el cobre y el zinc. Es un metal libre de níquel, plomo y cadmio. Ocasionalmente puede añadirse a su aleación pequeñas cantidades de otros metales para dar mayor durabilidad o potenciar alguna cualidad de la aleación.

Al descubrir su aleación, se descubre también que, presenta excelentes cualidades en cuantos a su maleabilidad a diferentes temperaturas, ya sean templadas o muy calientes, y una gran resistencia a la deformación. También posee excelentes características frente a la corrosión y al desgaste. Pero no fue hasta cerca del año 250 a.C. que su uso fue masificado con la fabricación de monedas.

Los usos del latón han logrado expandirse a muchas áreas en la industria actual. Desde armamento hasta ornamentación, o como en nuestro caso a la estética.

Por otro lado, los pendientes también tienen  historia desde hace ya bastante  tiempo. En cuanto a su forma de exhibirse no ha cambiado mucho. Los hallazgos de pendientes datan de la edad de bronce, eran usados perforando el cartílago central de la nariz. Esto, como una manera de hacerse más atractivo para el sexo opuesto, puesto que, eran usados tanto por hombres como por mujeres.

Se trataban de aros, que luego fueron vistos entre las comunidades asirias, y repetidas veces en los egipcios, comúnmente eran encontrados en los diversos ataúdes de princesas y faraones, entre otros personajes de un alto rango en la sociedad.

Durante la edad media, fueron exclusivos para las mujeres, y eran un factor muy importante a la hora de encontrar pareja. Mientras más ostentoso se vieran las mujeres, mejor hablaba de la familia de la que provenían y de esta manera atraer a hombres interesados en su compañía.

Pendientes étnicos de latón

Años más tarde, se extendieron los pendientes grandes y completos, con diversas formas diferentes a los ya conocidos. Fueron parte del vestuario común en comunidades como los fenicios, iberos, Celtas, entre otros.

Hoy en día, las personas usan pendientes por razones netamente decorativas, ya que ayudan a en completar su atuendo, combinando colores, texturas, formas que hacen juego y complementan su vestuario. Estos a su vez son complementados con collares, pulseras, relojes o broches que también forman parte de los accesorios.

Los pendientes pueden ser una forma de expresión de gusto y arte, pueden estar hechos de diversos materiales combinando metales con otros como madera, plástico, goma, entre otros. Pueden hacer declaraciones políticas y hasta religiosas.

Pendientes étnicos de latón

Ahora bien, el latón es un metal semidoble, muy resistente a la corrosión. Basta con limpiarlo con dedicación con algún limpia metales y un paño. Además de esto, siempre podrás encontrar un modelo que te guste y que combina con tu atuendo.

Pueden conseguir este tipo de pendientes y muchos modelos más en nuestro estudio dermagraphic tattoo La Coruña.